Shopping Cart
Your Cart is Empty
Quantity:
Subtotal
Taxes
Shipping
Total
There was an error with PayPalClick here to try again
CelebrateThank you for your business!You should be receiving an order confirmation from Paypal shortly.Exit Shopping Cart

Bufete Iglesias abogados Salamanca

GRAN VIA 28, 3º D SALAMANCA Salamanca 37001 ES

Bufete Iglesias


María Jesús Iglesias García

Iltre. Colegio Abogados de Salamanca.

Miembro de la Asociación Europea De Abogados

CITA POR EMAIL: [email protected]     ;  CITA TELEFONICA: 923219309

Asesoramiento y reclamaciones de nulidad de clausulas suelo

LA CLÁUSULA SUELO

Las entidades bancarias han aprovechado para introducir en LOS CONTRATOS HIPOTECARIOS cláusulas abusivas que constituyen en sí mismas una grave vulneración de los derechos de los consumidores, tal como ha determinado el Tribunal Supremo.

Uno de los puntos de mayor controversia en los contratos hipotecarios es el establecimiento de lo que se conoce como cláusula suelo y cláusula techo. Sendos valores fijan la cuantía máxima y mínima del tipo de interés añadido al importe del préstamo que el consumidor deberá abonar en cada cuota.

Aunque el valor de las cláusulas techo se han establecido en valores sobrevalorados que nunca han llegado a alcanzarse, las cláusulas suelo se encuentran en unos niveles tan altos que están imposibilitando a los consumidores beneficiarse de la bajada de los tipos de interés, lo que supone un abuso de la posición de superioridad que ostentan Bancos y Cajas que conocían los momentos de crisis económicpago anual.

El Tribunal Supremo, en su sentencia de 9 de mayo de 2013, considera que la falta de transparencia de cláusulas como la incluida en mi contrato es determinante para poder considerarlas abusivas.

En concreto el Tribunal Supremo considera que no son transparentes las clausulas cuando:

  • falta información suficientemente clara de que se trata de un elemento definitorio del contrato;
  • se insertan de forma conjunta con las cláusulas techo y como aparente contraprestación de las mismas;
  • no existen simulaciones de escenarios diversos relacionados con el comportamiento razonablemente previsible del tipo de interés en el momento de contratar;
  • no hay información previa clara y comprensible sobre el coste comparativo con otras modalidades de préstamo;
  • las clausulas se ubican entre una abrumadora cantidad de datos entre los que quedan enmascaradas y que diluyen la atención del consumidor.
0